El pasado domingo las nuestras se enfrentaban a un Torrevieja de N1 al que ya en la primera fase no pudieron hacer frente. Esta vez, en la Copa Juan Torres, los dos equipos se volverían a ver las caras.

El equipo local se presentaba con tan solo 7 jugadoras, debido a lesiones graves y duraderas sufridas a lo largo de la temporada, y con una magnifica Narjes que hacía el favor a sus compañeras de colocarse bajo palos, llevándose un porcentaje del 33% de efectividad en portería.

Aun así el marcador no refleja lo que fue el encuentro. Con sus más y sus menos, y dadas las circunstancias, el equipo luchó, logrando defender y facilitando las labores de la nueva guardameta; y en ataque, aun teniendo todas las limitaciones posibles, lograban encontrar ocasiones claras de gol, que por desgracia, una vez más, no lograban resolver con acierto. Los duelos ante las porteras rivales son una cuenta pendiente.

Toca seguir remando y seguir luchando.