BM. SERVIGROUP BENIDORM 30 – 30 HANDBOL SANT VICENÇ

Sant Vicenç era el rival de Benidorm esta ocasión, rival frente al que el equipo benidormense sufrió la derrota en el partido de ida. Todos éramos conscientes de la transcendencia del encuentro, más que por el partido en sí, por las consecuencias que podía acarrear en la clasificación el reparto de estos dos puntos.

El partido empezaba de manera favorable a las locales, pudiendo empezar con un parcial 3-1 y dando unas buenas sensaciones de control e intensidad. Pero no fue más que algo fugaz, momentáneo. Un par de errores derivados de precipitaciones dieron la oportunidad a las de Sant Vicenç, oportunidad que aprovecharon y con la que pudieron igualar el marcador.

A partir de ahí todo fue un toma y daca. En ataque estábamos bien, encontrando situaciones claras; pero a nivel defensivo la sobreexcitación era palpable, y un sin fin de errores por precipitaciones, por querer llegar a todo, evitaba que las nuestras lograran separarse en el marcador. 1 abajo al descanso.

La segunda parte fue algo mejor. Se ajustó un poco la defensa y se redujo la cantidad de goles encajados por su ataque estático, pero es cierto que nuestra faceta ofensiva sufrió algún atasco que otro, y eso facilitó algún que otro contraataque rival, de los cuales no pudieron a penas disfrutar en la primera parte del encuentro.

No obstante, en ese tira y afloja, las nuestras lograron imponerse y llegar a los últimos minutos segundos del partido 1 arriba. Momento en el que una, cuanto menos, delicada exclusión y una automática advertencia de pasivo en apenas 10 segundos dio la posesión al rival, permitiéndoles convertir ese último tanto y despedirse del partido con un 30-30 en el luminoso.

No es el resultado esperado. Quizá por la dinámica del partido las sensaciones no son buenas. Duele como una derrota. Pero la realidad es que ese punto tiene un valor incalculable, y debe servir para reflexionar, aprender y seguir trabajando en aras de lograr nuestro próximo objetivo: OAR Gràcia Sabadell.