Valladolid será el destino del próximo desplazamiento del Balonmano Benidorm para medirse al Recoletas Atlético Valladolid en partido que se disputará en la matinal del domingo.

La pista vallisoletana nunca ha sido un feudo propicio para los benidormenses, ya que en los cuatro partidos disputados allí tan solo se ha podido conseguir un punto tras lograr un empate en la temporada 17-18.

El Recoletas cuenta con una joven plantilla, pero son jugadores de mucha calidad y está plantando cara en todos los partidos, quizás les está faltando un poco más de suerte para conseguir mejores resultados. Una circunstancia para tener en cuenta es la imperiosa necesidad de puntuar en la que se encuentra el equipo dirigido por David Pisonero, ya que, en los tres partidos disputados hasta el momento en esta segunda vuelta, no ha podido puntuar, y las cosas se están apretando en la parte baja de la tabla clasificatoria.

Los benidormenses continúan con la baja de José Mario Carrillo que ya está en la fase final de su recuperación, y la duda de James Parker que no está bien físicamente tras el golpe que recibió en Granollers.

En la previa, Fernando Latorre nos decía que: “tenemos un desplazamiento muy complicado contra Valladolid, es un gran equipo que está necesitado puntos. Tienen un partido aplazado el jueves y no sabemos si el cansancio puede afectarles. Para nosotros sería importante sacar los puntos para sellar la permanencia”.

El partido se disputará en el Polideportivo Huerta del Rey el domingo a las 12:00 horas y será dirigido por los colegiados Arcos Adeva y Luque Cabrejas.